Tratamiento de DIPG

Los DIPG son relativamente raros, y el diagnóstico y tratamiento de DIPG es complejo e involucra a múltiples especialistas. Los pacientes y las familias deben acudir a centros médicos pediátricos completos y experimentados, con neurooncólogos, neurólogos, neurorradiólogos y neurocirujanos especializados en pediatría para recibir un diagnóstico y atención definitivos.

Es imprescindible antes de iniciar cualquier tratamiento, intentar recopilar la maxima información posible y conocer y entender todas las opciones que existen. Algunas veces si se quiere optar a algun ensayo clinico no es posible por haber recibido algún tratamientos anteriormente.

Buscar una segunda opinión es un derecho que tienes.

Cirugía

DIPG crece de una manera que hace imposible la extracción quirúrgica. El tejido canceroso se disemina al tejido sano y los bordes del tumor no están bien definidos. Los cirujanos no pueden extirpar el tumor porque no hay forma de evitar cortar el tejido cerebral sano que es necesario para la supervivencia.

Radiación

La radioterapia es el único tratamiento beneficioso probado, pero desafortunadamente por una duración limitada. La radiación mata algunas de las células cancerosas, encogiendo el tumor y reduciendo la presión sobre el tallo cerebral. Esto puede mejorar en gran medida la forma en que el niño se siente y funciona durante unos meses, y el 75-85% de los pacientes muestran una mejoría en los síntomas después de la radioterapia.Debido a que incluso la radioterapia cuidadosamente dirigida causa algún daño al tejido cerebral sano que rodea el tumor, existe un límite en la cantidad de radioterapia que se puede administrar a cada paciente.Desafortunadamente, el cáncer casi siempre vuelve a crecer después de unos meses.

  • Terapia de haz de protones

La terapia con haz de protones es un tipo específico de radioterapia que utiliza partículas de protones para el tratamiento en lugar de los fotones (rayos X) que se usan para la mayoría de la radioterapia. Los protones tienen un efecto antitumoral muy similar a la radioterapia de fotones convencional. En algunos tumores cerebrales, los protones son superiores a la radiación de fotones porque pueden preservar el tejido cerebral normal cercano de los efectos potencialmente dañinos de la radiación. Sin embargo, no se ha demostrado que tengan una ventaja en el tratamiento de DIPG.

  • Efectos secundarios de la radiación

La radioterapia a menudo causa inflamación en el cerebro, lo que puede empeorar temporalmente los síntomas.Los esteroides se utilizan para controlar la inflamación cuando sea necesario.

Quimioterapia

La quimioterapia actual generalmente no es efectiva contra DIPG. La mayoría de los fármacos anticancerígenos no pueden entrar en el tumor, lo que parece estar protegido por la alta presión dentro de la protuberancia y la barrera hematoencefálica, que impide que la mayoría de los medicamentos administrados por vía oral o intravenosa lleguen al cerebro.

Una serie de ensayos clínicos han probado varios medicamentos de quimioterapia y combinaciones de medicamentos antes o junto con la radioterapia, pero hasta ahora, ningún ensayo ha demostrado que la quimioterapia prolongue la vida . Los ensayos de agentes dirigidos molecularmente más nuevos y agentes antiangiogénicos (medicamentos que deberían evitar que los tumores formen nuevos vasos sanguíneos para alimentar su crecimiento) hasta ahora no han demostrado ningún beneficio significativo para los pacientes.

Los investigadores están estudiando medicamentos que pueden atravesar la barrera hematoencefálica y también están investigando formas de inyectar medicamentos de quimioterapia directamente en el tumor. El trabajo para descubrir nuevos medicamentos también continúa. A medida que los investigadores aprenden más sobre las causas y los mecanismos biológicos de DIPG, podrán diseñar quimioterapias más efectivas para combatir estos tumores.

  • Efectos secundarios de la quimioterapia

Algunos medicamentos de quimioterapia pueden causar efectos secundarios como diarrea, estreñimiento, fatiga y dolor de cabeza. Por lo general, estos efectos secundarios se pueden controlar con medicamentos adicionales.

Esteroides

Los esteroides pueden jugar un rol importante –aunque transitorio- en el tratamiento de los gliomas de tronco. La mayoría de síntomas que presentan los niños con tumor de tronco se deben a la presión que el propio tumor genera sobre los distintos núcleos y tractos nerviosos a los que afecta. A medida que el tumor crece, esta presión es mayor y genera una inflamación que es responsable en parte de los síntomas que aparecen.

La propia radioterapia también suele provocar o empeorar la inflamación del tumor tanto durante las semanas que dura el tratamiento como posteriormente.

Para controlar esta inflamación y reducir los síntomas, lo habitual es administrar esteroides. Aunque son muy eficaces a corto plazo, su administración continuada durante meses provoca efectos secundarios muy severos en los niños (aumento de peso, propensión a infecciones, alteraciones del carácter, etc…). Por eso, la mayoría de expertos en este tumor coinciden en que la administración de esteroides debe evitarse al máximo y limitarse a periodos cortos de tiempo cuando la presión intracraneal lo requiera. Lamentablemente, no siempre es posible evitar su uso.

De cualquier modo, es uno de los temas fundamentales a comentar con el oncólogo responsable del tratamiento, ya que el modo en que se administren tendrá un efecto determinante en la calidad de vida del niño o niña.

Tratamiento tras la progresión

Una vez se confirma que el tumor progresa de nuevo, los distintos tratamientos que se aplican varían mucho de un centro a otro.

Las alternativas pasan por ofrecer tratamiento de los síntomas exclusivamente, introducir nuevos fármacos o combinaciones de quimioterapia con la esperanza de que el tumor vuelva estabilizarse. Desafortunadamente, ningún tratamiento ha logrado un impacto relevante en la supervivencia de los niños afectos de este tumor.

  • Ensayos Clínicos: Los tratamientos actualmente más comunes en los ensayos clínicos incluyen combinaciones de quimioterápicos como Irinotecan y Etoposido, antiangiogénicos como Avastin (bevacizumab), inhibidores de EGFr como Theraloc (nimotuzumab) u otros inhibidores de vías moleculares (Dasatinib, Erlotinib, etc…) que podrían ser relevantes en el crecimiento de los gliomas. Para conocer información actualizada de los ensayos clínicos en vigor, se recomienda consultar los ensayos clinicos
  • Re-irradiación: Se considera una buena opción en pacientes cuya respuesta a la radioterapia inicial fue buena al diagnóstico, y que hayan pasado como mínimo entre 3-6 meses desde la finalización de esta. La re-irradiación  es un tratamiento que aunque paliativo, suele ser bien tolerado y suele volver a estabilizar el tumor, permitiendo ganar unos meses más con una mejoría en la calidad de vida del niño.

Beneficio de supervivencia para pacientes con glioma protuberancial intrínseco difuso (DIPG) sometidos a reirradiación en la primera progresión: un análisis de cohorte apareado en nombre del grupo de trabajo SIOP-E-HGG / DIPG

Inmunoterapia 

También denominada terapia biológica, es un tipo de tratamiento para el cáncer que estimula las defensas naturales del cuerpo a fin de combatir el cáncer. 

En la actualidad se estan estudiando diferentes tipos de terapias y estrategias experimentales para tratar el DIPG y otros tipos de tumor cerebral de difícil tratamiento. Se utiliza sustancias producidas por el cuerpo, como las células dendritas, o fabricadas y modificadas genéricamente en un laboratorio como el virus de polio o del resfriado común, para mejorar o restaurar la función del sistema inmunitario. 

Se pretende que la inmunoterapia puede funcionar de las siguientes maneras:

  • Ayudar al sistema inmunitario para que funcione mejor a la hora de reconocer y destruir las células cancerosas ya que uno de los problemas es que las celulas cancerosas se enmascaran para que no sean atacadas por nuestros anticuerpos.
  • Detener o retrasar el crecimiento de las células cancerosas e impedir que el cáncer se disemine por partes del cuerpo.

 

Método de entrega CED e INTRA-ARTERIAL

Uno de los problemas que se encuentra la medicina actual es hacer llegar los medicamentos hasta el punto exacto donde se necesitan. Existe diferentes metodos para hacer llegar agentes terapéuticos hasta el tumor y evitar la barrera hematoencefalica. 

Actualmente se estan usando la entrega mejorada por convección (CED) y la administración intra-artieral

Intraarterial es una vía de administración intravascular que es regional.Se inserta un pequeño catéter en una arteria del cerebro, momento en el que se inyecta la quimioterapia. La quimioterapia se introduce en la circulación sistémica y finalmente en el resto del cuerpo.

CED (administración Mejorada por Convección) inyecta agentes directamente en el tumor. Se basa en colocar un pequeño catéter en el tejido del tumor cerebral y usar una velocidad de infusión lenta. Este es el método más inmediato para lograr concentraciones muy altas de fármaco en el tejido SIN ninguna exposición sistémica apreciable. Básicamente, elimina el potencial de toxicidad sistémica (es decir, supresión de la médula ósea, sepsis, disfunción renal o hepática, etc.).

Estos son los dos neurociruganos con más relevancia a nivel mundia que estan usando este metodo:

Profesor Steven Gill en Inglaterra

Dr. Mark Souweidane en EEUU